Primera parte:

Para evaluar la formación de ACTITUDES se puede usar:

  • LA OBSERVACIÓN

En un programa de evaluación del aprendizaje, tan importante como conocer los resultados es conocer las formas en que los/as participantes aprenden:

  • cómo reaccionan ante los nuevos acontecimientos,
  • cuáles son sus hábitos de trabajo y de estudio,
  • cómo se comportan en el trabajo en equipo,
  • cómo reaccionan ante los estímulos que les envía el/a facilitador/a del aprendizaje,
  • relaciones,
  • respeto,
  • interés,
  • cuidado con el material,
  • higiene
  • puntualidad
  • decisiones,
  • participaciones, etcétera.

La observación directa, continuada y sistemática de la acción formativa es un procedimiento básico para la obtención de información necesaria para evaluar. Una observación aislada u ocasional puede encerrar algún valor, pero carece de rigor y de la cientificidad de la observación que es producto de un diseño evaluatorio planificado.

Para evaluar esta faceta tan sugestiva existe la técnica de la observación.

  • Es la obtención de información sobre las conductas y los eventos normales en el aula.
  • Permite acceder a los objetivos afectivos, intereses, hábitos, sentimientos de satisfacción, adaptación, etcétera.

Debemos tener en cuenta, quizás por su misma sencillez, la observación es la técnica en la que la subjetividad del/a observador/a puede más fácilmente sesgar los resultados de la evaluación si no se tienen en cuenta una serie de precauciones.

La técnica de la observación que pretenda ser rigurosa y científica debe reunir las siguientes condiciones:

a)    Definición estricta y concreta de los comportamientos elegidos para ser observados, de tal modo que no quepa incertidumbre sobre la procedencia de recoger o no cierto tipo de acontecimientos.

b)    Indicación de las condiciones en las que la observación se debe realizar. Se alude al lugar, al tiempo, a los sujetos observados, a los/as observadores/as, a los instrumentos precisos.

c)    Posibilidad de un tratamiento cuantitativo de algún tipo de expresión que sea homogénea con las calificaciones convencionales.

d)    Significado y posible inferencia a efectuar sobre lo observado.

e)    Comprobación de la fiabilidad de la misma.

En la observación se deben seguir las siguientes indicaciones:

  • La conducta que va a ser observada debe ser objetiva y clara, para poder discriminarla de la conducta general del/a participante.
  • Debe tener una descripción concreta de la conducta.
  • Las condiciones bajo las cuales va a evaluarse, deben ser reales.
  • Los periodos de observación deben ser frecuentes.
  • El/a observador/a debe tener experiencia en su trabajo para analizar correctamente las conductas.

 

Las interpretaciones le servirán al facilitador/a del aprendizaje para introducir la acción correctora correspondiente.

observacion