Normas GENERALES para la elaboración  de ítems (1ªparte)

1.-  El vocabulario debe de ser comprensible para todos/as los/as participantes examinados/as.

No deben utilizarse palabras complicadas que impidan a los/as participantes entender la pregunta.

Ejemplo: (Malo)

El procedimiento más ortodoxo para comprobar si el resultado es correcto en una división es:

a) Hacer la prueba de los nueves.

b) Hacer la prueba de la multiplicación.

c) Repetir la operación.

Ejemplo: (Mejor)

El procedimiento más adecuado para comprobar si el resultado de una división es correcto es:

a) Hacer la prueba de los nueves.

b) Hacer la prueba de la multiplicación.

c) Repetir la operación.

2.-  La pregunta debe de ser redactada de manera que exija una respuesta exacta.

      Si una pregunta es ambigua o demasiado general podrá tener varias respuestas o ser cierta y falsa según la enfoque el/a participante.

3.-  No plantear las preguntas de manera que puedan ser  contestadas por simple memorización, salvo cuando sea imprescindible.

      La memorización es necesaria cuando sirve  para algún fin específico (Ejemplo: fórmulas, operaciones aritméticas) para poder aplicarlo a determinadas situaciones.

 Sólo es correcto puntuar la «simple memorización» cuando ésta sirve como medio y no como fin.

4.-  Evitar la interdependencia entre dos o más preguntas.

      No debe existir interrelación entre varias preguntas de modo que para contestar una de ellas se tenga que haber contestado a las anteriores

Ejemplo:     (malo)

A)  La  media de los números 29, 32, 35, 40, 44 es………………………..  Respuesta: 36

B)  Hallar la raíz cuadrada de la media de los números anteriores.

Si se contesta mal la pregunta A, la B tendrá también el resultado incorrecto.

La soluciones formular ambas cuestiones en preguntas independientes.

5.-  Evitar el uso de trucos o trampas.

Se debe de evitar aquellos ítems que plantean trampas o problemas capciosos o juegos de palabras que puedan despistar al participante conocedor/a de la respuesta correcta.

6.-  No recurrir a trivialidades.

A veces para obtener un buen nivel de dificultad el  diseñador de pruebas recurre a trivialidades para complicarlos.

Estos ítems carecen de valor ya que exigen  la memorización de minuciosidades que no suponen un aprendizaje de calidad.

Ejemplo:     (malo)

¿Qué cantidad de señales verticales figuran en el código de circulación?…………………

images