LA MOTIVACIÓN

 La motivación funciona como un proceso en espiral de ajuste y recuperación del equilibrio perdido.

Un desequilibrio en nuestro sistema biológico o personal crea una necesidad, que también se llama motivo.

Sea trabajo o diversión, nuestras acciones persiguen la satisfacción de algo que vivimos como una necesidad o la obtención de un incentivo.

Tipos de motivación

Nos movemos por motivos internos y/o externos.

MOTIVACIÓN INTRÍNSECA O PRIMARIA

Sentimos la necesidad espontánea de realizar una actividad y encontramos la satisfacción en ella misma.

MOTIVACIÓN EXTRÍNSECA O SECUNDARIA

Sentimos la necesidad de realizar una actividad por lo que vamos a obtener desde fuera relacionado con ella.

Ambas motivaciones pueden ser positivas o negativas

Refuerzos positivos y negativos

Consideramos positivos aquellos que refuerzan la conducta que va dirigida hacia el fin previamente establecido.

Son negativos aquellos que inhiben la conducta que no va dirigida hacia el fin propuesto.

Determinantes de la motivación

En el funcionamiento de cualquier tipo de motivación intervienen CUATRO FACTORES FUNDAMENTALES:

•  NECESIDAD O MOTIVO. Es una disposición latente del sujeto tendente a alcanzar determinada clase de incentivos y a evitar otra.

   INCENTIVO. Es la atracción o la no-atracción que un determinado objeto-meta ejerce sobre un sujeto en un momento dado.

• EXPECTATIVA. Es el conocimiento anticipado de las consecuencias: previsión o probabilidad subjetiva del éxito o fracaso de nuestras acciones para conseguir el incentivo.

    REFUERZO.  Tendemos a repetir lo que nos produce placer y a evitar lo que nos produce molestias.

Cómo activar la motivación en los procesos de formación

¿Qué recursos o habilidades podemos utilizar para interesar a los/as médicos residentes en la formación?

  Ofrecer una formación relacionada con la preparación para un trabajo nuevo o en el manejo de un material o instrumental quirúrgico.

    Garantizar empleo o promoción con la formación.

  Lograr los objetivos previstos, ofreciendo al médico residente resultados graduables y alcanzables.

    Reforzar adecuadamente eligiendo el momento y la recompensa.

 MOTIVACIÓN

A modo de conclusión

  • La ATENCIÓN, la MEMORIA y la MOTIVACIÓN influyen de manera decisiva en los procesos formativos, como ACTIVADORES DEL APRENDIZAJE, favoreciéndolo o perjudicándolo.
  • La ATENCIÓN predispone al médico residente a ponerse en situación activa ante lo que va a suceder, la MOTIVACIÓN lo estimula a hacer, a moverse y la MEMORIA almacena lo adquirido para ser utilizado más tarde en otros contextos.

Podemos estar atentos de forma involuntaria, voluntaria y/o habitual.

Podemos memorizar aprendizajes, recibiendo y almacenando datos.

Podemos movernos por estímulos internos-primarios y/o externos-secundarios.

LA ATENCIÓNMEMORIAMOTIVACIÓN